Ajo negro: beneficios y contraindicaciones

Ajo negro: beneficios y contraindicaciones

El ajo negro es una variación del ajo comúnmente conocido, ya que ha sido fermentado con la finalidad de ser utilizado como condimento. Sin embargo, el ajo negro también puede contener excelentes beneficios para la salud humana y, a continuación, te contamos sobre ellos.

Beneficios del ajo negro

1. Poderoso antioxidante

El ajo negro se somete a un proceso de fermentación que logra duplicar la densidad de antioxidantes de un ajo normal; de manera que el ajo negro puede ser ideal para combatir el estrés oxidativo de manera eficaz y rápida.

Uno de los primeros beneficios del ajo negro del que te vamos a hablar es que debido a su contenido en antioxidantes, el ajo negro ayuda a neutralizar los radicales libres; disminuyendo sus efectos sobre el organismo y previniendo las alteraciones a nivel celular que estos desencadenan.

Una densidad antioxidante tan potente como la del ajo negro es primordial para evitar el desarrollo de diversas enfermedades; ya que el estrés oxidativo suele ser un factor desencadenante de diversas afecciones cardiacas, problemas degenerativos o crónicos, cáncer, etc.

A pesar de que el ajo negro, al ser fermentado, pierde la mayoría de su contenido en antioxidante alicina; este efecto es contrarrestado porque la densidad de otros compuestos organosulfurosos y antioxidantes es duplicada.

2. Regula tus niveles de azúcar en sangre

Otro de los beneficios del ajo negro por su alto contenido en antioxidantes es que puede ayudar a regular tus niveles de azúcar en sangre con eficacia; de manera que su consume induce una regulación del índice glucémico y ayuda a prevenir el desarrollo de la diabetes.

Este efecto ocurre debido a que el ajo negro promueve una segregación optima de la hormona insulina; siendo esta hormona la responsable de favorecer la utilización de glucosa a nivel celular.

Es decir, favorece un equilibrio de insulina en el cuerpo; de tal forma que las cantidades sean las necesarias para mantener un índice glucémico saludable. También puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina, reduciendo el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Además, los antioxidantes del ajo negro protegen al organismo del estrés oxidativo y evitan que pueda ser un desencadenante de la diabetes o alteraciones glucémicas. También reducen la incidencia de otros factores que pueden afectar los niveles de azúcar en sangre, como el sobrepeso.

También es recomendado para conservar un buen estado de salud en pacientes con diabetes; ya que previene el desarrollo de afecciones cardiacas y otras condiciones que suelen producirse como complicaciones de la diabetes.

3. Bueno para tu corazón

El ajo negro también es un excelente aliado para mantener tu corazón completamente saludable y funcional; ya que sus antioxidantes protegen al sistema cardiovascular del daño oxidativo generado por los radicales libres.

Según investigaciones, uno de los beneficios del ajo negro es que puede disminuir considerablemente los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre; de tal forma que estos valores disminuyan hasta encontrarse dentro de los parámetros fisiológicos.

Es muy importante mantener niveles estables de colesterol LDL y de triglicéridos; ya que un exceso lipídico produce placa que modifica la estructura vascular e incluso, obstruye por completo el vaso sanguíneo.

De esta manera, el ajo negro puede prevenir estas obstrucciones vasculares y con ello, prevenir afecciones cardiacas, tales como: eventos cerebrovasculares, insuficiencias cardiacas, arterosclerosis, enfermedades coronarias, etc.

Según un estudio, el ajo negro también puede incrementar los niveles del colesterol HDL o colesterol bueno; promoviendo así el transporte del colesterol LDL alojado en las arterias hacia el hígado, donde es metabolizado y excretado.

Además, los antioxidantes del ajo negro también evitan la oxidación del colesterol LDL por los radicales libres; de manera que se combate uno de los principales factores de riesgo para desarrollar afecciones cardiacas crónicas.

Otra investigación realizada arrojó que el ajo negro poseía un efecto vasodilatador en el organismo. Es decir, su consumo favorecía la relajación de los vasos sanguíneos y con ello, ayudaba a reducir la presión arterial.

De hecho, otro de los beneficios del ajo negro si decidimos consumiro es que según un estudio pudo reducir hasta 11,8 mmHg en la presión arterial promedio de un grupo de personas hipertensas. Este efecto regulador previene el desarrollo de la hipertensión arterial y el padecimiento de eventos cerebrovasculares.

4. Estimula tu salud cerebral

La riqueza en antioxidantes del ajo negro, lo convierte en un alimento perfecto para estimular la salud cerebral; ya que los antioxidantes se encargan de proteger el tejido nervioso ante el daño producido por el estrés oxidativo.

Esta protección es realmente importante porque las neuronas son las únicas células que no se regeneran; de manera que al ser vulneradas por los radicales libres, se dañan y la función nerviosa es completamente afectada.

A pesar de que la regeneración de las células sigue en debate y constantes estudios, el daño oxidativo es real; ya que los radicales libres pueden generar alteraciones que desencadenen problemas neurodegenerativos e incluso, demencia.

Según investigaciones, el ajo negro no solo logra neutralizar los radicales libres encontrados en el organismo; sino que también está entre los beneficios del ajo negro que es capaz de actuar como un antinflamatorio que reduce la hinchazón del tejido nervioso.

La inflamación cerebral se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer, demencia o Parkinson; por lo que el ajo negro puede reducir el riesgo o retardar la aparición de estas enfermedades relacionadas con la edad.

5. Antiinflamatorio natural

El ajo negro es una magnifica alternativa natural para combatir las inflamaciones crónicas; ya que se compone de diferentes antioxidantes con cualidades antinflamatorias que pueden reducir los niveles de marcadores proinflamatorios en sangre.

Se ha demostrado que este ajo puede reducir los niveles de la prostaglandina E2 y citoquinas en sangre; siendo ambos biomarcadores proinflamatorios que desencadenan e intensifican los procesos inflamatorios en el cuerpo.

Es muy importante combatir estos procesos inflamatorios crónicos, ya que resultan ser desencadenantes claves de diferentes enfermedades; esto ocurre debido a que producen hinchazón en células y tejidos, modificando su estructura y su función.

Esta cualidad antinflamatoria del ajo negro, puede ser realmente útil para pacientes con enfermedades articulares proinflamatorias; ya que puede reducir la hinchazón de las articulaciones e inducir una sensación de alivio.

6. Puede reducir las alergias

El ajo negro se compone de antioxidantes que pueden combatir las inflamaciones crónicas al reducir las sustancias proinflamatorias del organismo. Sin embargo, este efecto también puede ser efectivo para reducir y aliviar las alergias suscitadas en el organismo.  

Según un estudio, este alimento pudo reducir eficazmente los niveles de enzimas inflamatorias que se han vinculado con las reacciones alérgicas. Asimismo, se observó una mejoría en biomarcadores proinflamatorios como los leucotrienos, citoquinas y prostaglandinas, reduciendo la intensidad de las respuestas inmunes.

De hecho, esta disminución de compuestos proinflamatorios pudo evitar que los macrófagos del sistema inmune atacaran las células del cuerpo; de manera que se redujo la intensidad con la que se suscitan los síntomas de la alergia.

Sin embargo, aún se necesitan más investigaciones que puedan aseverar por completo este efecto.

7. Protege el hígado

Uno de los beneficos del ajo negro es que también puede proteger y promover la buena salud del hígado; ya que protege el órgano del daño oxidativo y reduce el riesgo de sufrir daño hepático e incluso, cáncer.

De hecho, un estudio confirmó que el consumo de este alimento pudo reducir algunos marcadores que aparecen debido al daño hepático. Asimismo, el consumo de ajo negro pudo normalizar los procesos metabólicos y demás funciones del hígado.

Al regular los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, el ajo negro también puede prevenir el desarrollo de hígado graso no alcohólico; ya que los lípidos suelen adherirse al revestimiento hepático y afectar la función hepática.  

8. Anticancerígeno

Debido a la gran cantidad de antioxidantes del ajo negro, este puede ser un anticancerígeno natural muy efectivo. Según un estudio, sus componentes pudieron inducir la muerte de células cancerígenas de tipo leucémicas con eficacia.

Asimismo, se observó que podía inhibir la proliferación de células malignas en el organismo; mientras que podía provoca citotoxicidad en diversos carcinomas humanos como el adenocarcinoma del estómago, de mama, carcinoma de pulmón, etc.

Es decir, los componentes del ajo negro resultaron ser tóxicos para las células cancerígenas del cuerpo; por lo que esto afectó su estructura y funcionamiento y acelero el proceso de muerte celular.

Por otro lado, el ajo negro resultó ser eficaz para reducir el tamaño y peso de los tumores gástricos; mientras que podía detener el ciclo celular de las células malignas desencadenantes del cáncer de colón.

Se necesitan más ensayos clínicos para confirmar este efecto, pero resulta ser prometedor.

9. Puede ser bueno para combatir la obesidad

Otro de los grandes beneficios del ajo negro es que puede ser bueno para ayudar a combatir la obesidad, promoviendo un mejor estado de salud y la prevención de otras enfermedades. A pesar de que la mayoría de los estudios realizados acerca de este efecto han sido llevados a cabo en animales; resultan ser completamente prometedores y puede ser una alternativa natural muy eficaz.

Según las investigaciones, el consumo de ajo negro produjo los siguientes efectos en las ratas estudiados: hubo una reducción importante del peso, así como el peso y el espesor de la grasa abdominal disminuyo significativamente.  

Por otro lado, el ajo negro también disminuyó las cantidades de triglicéridos y colesterol LDL encontrados en sangre; mientras que los niveles de colesterol HDL aumentaron. En consecuencia, pudo reducir uno de los principales factores desencadenantes de la obesidad y de las complicaciones del sobrepeso.

10. Antibiótico natural

Al igual que el ajo común, el ajo negro es un excelente antibiótico natural debido a sus componentes azufrados y antioxidantes. Estos compuestos ayudan al organismo a combatir y eliminar las bacterias perjudiciales que infectan al organismo.

De hecho, este efecto mejora la inmunidad del organismo porque coadyuva la función de los anticuerpos para mantener al organismo saludable. Asimismo, se cree que puede ser efectivo para combatir otros microorganismos como virus u hongos.

Su consumo puede ser esencial para mantenerte libre de resfriados e infecciones que puedan afectar el buen funcionamiento de tu organismo.

11. Mejora la circulación sanguínea

Se ha observado que otro de los beneficios del ajo negro es que puede mejorar la circulación sanguínea en todo el organismo; ya que posee un efecto anticoagulante que previene la formación de trombos que puedan obstaculizar el flujo sanguíneo.  

En efecto, su consumo puede favorecer una mejor irrigación sanguínea hacia las áreas más alejadas del corazón como las piernas; así como puede aliviar problemas relacionados con el flujo sanguíneo como la aparición de dolores de cabeza y migrañas.

Contraindicaciones del ajo negro

1. Pacientes con tratamientos anticoagulantes

Una de las contraindicaciones del ajo negro que deberías saber es que está contraindicado en pacientes con tratamientos anticoagulantes, ya que sus componentes acentúan el efecto farmacológico. Es decir, la sangre puede tornarse demasiado líquida y esto incrementa el riesgo de sufrir hemorragias en todo el organismo.

Antes de consumirlo, es importante consultar con su médico para saber si esta completamente contraindicado o es permitido en bajas dosis.

2. Alergias al ajo

Aunque el ajo negro se ha sometido a un proceso de fermentación llevado a cabo a altas temperaturas; este sigue siendo ajo, por lo que es indispensable evitar su consumo si eres alérgico al ajo.

De hecho, el ajo negro esta aún más concentrado en cuanto a componentes que el ajo común; por ello es muy probable que la reacción alérgica sea aún más intensa, consumiendo una menor cantidad de ajo.

3. Personas con el estómago delicado

Otra de las contraindicaciones del ajo negro es que podría generar vómitos, gases o dolor abdominal en aquellas personas que tengan un estómago delicado o que simplemente no les siente bien este alimento. De presentar alguno de estos síntomas no recomendamos volver a consumir este alimento.

4. Antes de una operación quirúrgica

Una de las contraindicaciones del ajo negro por su potente efecto anticoagulante es que no está recomendado su consumo en personas que van a someterse o ya se han sometido a una operación quirúrgica ya que puede intervenir en la cicatrización de las heridas e incluso provocar pequeñas hemorragias.

5. Personas con hipertiroidismo

La quinta y última de las contraindicaciones del ajo negro es que no está recomendado para personas con problemas de hipertiroidismo debido a que el ajo negro tiene un alto contenido en yodo.