Albaricoque: beneficios y contraindicaciones

Albaricoque: beneficios y contraindicaciones

El albaricoque, también conocido como damasco, es una fruta de semilla que se asemeje mucho al melocotón; sin embargo, posee un menor tamaño y cuenta con una coloración anaranjada. Este fruto resulta ser dulce cuando está maduro y proporciona excelentes beneficios para la salud humana.

Beneficios del albaricoque

1. Es muy nutritivo

El albaricoque es una fruta con importante aporte nutricional, ya que le confiere a tu cuerpo vitaminas y minerales esenciales. Esta fruta provee al organismo una buena cantidad de macronutrientes como los carbohidratos, las grasas y la proteína; de manera que puede ser un alimento muy completo en cuanto a nutrientes se trata.

Esta fruta también cuenta con fibra, siendo especialmente rica en la piel del fruto; por lo que es recomendable consumir el albaricoque con la piel para también disfrutar de sus cualidades nutricionales.

La densidad calórica de los albaricoques es bastante baja, ya que 70 gramos del damasco te brindan alrededor de 34 calorías. Asimismo, es uno de los frutos con mayor contenido de agua, brindando el 86% de su peso en agua.

En cuanto a las vitaminas, el albaricoque posee buenas cantidades de vitamina C, vitamina E y vitamina A. Además, cuenta con una gran variedad de las vitaminas del grupo B como la tiamina, niacina, riboflavina y vitamina B6. También provee minerales esenciales como el potasio, cobre, selenio, zinc, sodio, magnesio y calcio.

Por otro lado, los damascos cuentan con antioxidantes como los betacarotenos, la zeaxantina y la luteína; siendo componentes de vital importancia para proteger el organismo ante el daño oxidativo y los radicales libres.

En conjunto, los damascos son uno de los mejores frutos que podrás encontrar a nivel nutricional.

2. Antioxidante natural

Los albaricoques se encuentran llenos de antioxidantes naturales que se encargan de proteger al organismo ante el daño oxidativo; ya que el estrés oxidativo es producido por los radicales libres e incrementa el riesgo de sufrir diferentes enfermedades.

En principio, este fruto se encuentra colmado de vitaminas con cualidades antioxidantes por excelencia, tales como: la vitamina A, vitamina C y vitamina E. Todos estos compuestos vitamínicos se encargan de neutralizar los radicales libres productos del metabolismo y prevenir sus daños colaterales en el organismo.

También contienen betacarotenos y polifenoles de tipo flavonoides, que están relacionados con una menor probabilidad de sufrir enfermedades crónicas, como: obesidad mórbida, afecciones cardíacas, diabetes, enfermedades degenerativas, etc.

Entre los flavonoides más reconocidos del albaricoque, se encuentra la quercetina, los ácidos clorogénicos y las catequinas. En conjunto, estos antioxidantes defienden el organismo ante los efectos del estrés oxidativo, previniendo alteraciones o daño celulares.

Según un estudio, estos antioxidantes son esenciales para reducir los niveles de biomarcadores proinflamatorios encontrados en sangre; de manera que combaten las inflamaciones crónicas y previenen que este dañe células, tejidos u órganos completos.

Este fruto también contiene antocianinas que pueden reducir hasta en un 56% el estrés oxidativo del organismo. Así, los damascos serán esenciales para preservar un buen estado de salud general.  

Beneficios del albaricoque

3. Alivia la artritis y enfermedades articulares

Gracias a la gran cantidad de antioxidantes que contiene esta fruta, uno de los beneficios del albaricoque es que pose poderosas cualidades antinflamatorias que pueden ser útiles en enfermedades articulares; ya que pueden disminuir los marcadores proinflamatorios encontrados en la sangre y así, combatir la inflamación crónica.

A pesar de que la inflamación es una respuesta natural del cuerpo ante estímulos o agentes extraños para el organismo; pueden convertirse en una situación crónica debido a la presencia de los radicales libres en el organismo.

Estas inflamaciones crónicas afectan cada componente celular y provoca deterioros y daño en el tejido; por lo que es vital combatirla para mantener un organismo saludable y unas articulaciones completamente funcionales.

Una investigación realizada, arrojó que las antocianinas y flavonoides del albaricoque podían reducir hasta en un 73% los niveles de marcadores proinflamatorios; siendo este efecto realmente importante, ya que niveles elevados de estos marcadores, producen las inflamaciones crónicas características de las enfermedades articulares.

Una vez que los marcadores proinflamatorios disminuyen, la hinchazón de las articulaciones también es atenuada; de manera que se alivia la inflamación, dolor y rigidez de la articulación, mientras incrementa la movilidad de la misma.

Además, estos antioxidantes combaten el daño oxidativo que se sigue desarrollan en enfermedades como la artritis; ya que van afectando el tejido y la cavidad articular hasta crear degeneraciones que puedan impedir el movimiento de la articulación.

4. Mejora tu visión

Otro de los beneficios del albaricoque es que puede mejorar tu visión y promover la salud ocular gracias a que es una fruta rica en vitaminas y antioxidantes. La vitamina A contenida en este fruto, es esencial para el tejido ocular; ya que previene el daño de los radicales libres sobre el sentido de la visión y evita su degeneración.

De hecho, la vitamina A juega un papel fundamental para prevenir la ceguera nocturna porque le confiere pigmentos a la retina. Estos pigmentos son necesarios para la visión en lugares poco iluminados o oscuros, por lo que resultan ser esenciales. A su vez, la vitamina A puede prevenir el desarrollo de la ceguera total a largo plazo.

La vitamina E también es muy importante para la salud ocular, ya que protege el tejido de los radicales libres. Esta protección antioxidante es coadyuvada por los carotenoides de los albaricoques como la zeaxantina y la luteína.

Los carotenoides son muy importantes para los ojos, ya que estimulan el buen funcionamiento de la retina y lentes de los ojos. Además, combaten el estrés oxidativo con eficacia, previniendo el desarrollo de enfermedades degenerativas como: cataratas, degeneración macular relacionada con la edad, glaucoma, ceguera total, etc.

5. Mejora tu salud cutánea

Otro de los beneficios del albaricoque es que resulta ser muy bueno para cuidar y mantener saludable tu piel; ya que contiene antioxidantes, minerales y vitaminas esenciales para gozar de un tejido cutáneo integro y saludable.

En principio, los antioxidantes de los albaricoques pueden proteger la piel ante el estrés oxidativo; ya que el daño oxidativo también afecta las células epiteliales de la piel y altera por completo su estructura.

De hecho, los radicales libres son responsables de acelerar el proceso de envejecimiento en el organismo; por lo que suele producir perdida de vigor, desarrollo de flacidez y perdida de brillo en la piel. Asimismo, los antioxidantes de este fruto pueden combatir el daño cutáneo producido por factores ambientales, malos hábitos y los rayos UV.

La vitamina C es uno de los antioxidantes más importantes para la piel debido a sus múltiples beneficios. Esta vitamina es necesaria para promover la síntesis del colágeno que le confiere volumen, flexibilidad y vitalidad a la piel; mientras que atenúa considerablemente los signos del envejecimiento como las arrugas.

Además, que es un compuesto indispensable para proteger la piel ante el fotoenvejecimiento y el daño producido por los rayos UV. Es muy importante contrarrestar los daños producidos por exposición a los rayos ultravioleta, ya que pueden desencadenar: quemaduras en la piel, incremento de los radicales libres, mayor riesgo de sufrir de cáncer de piel o melanoma, etc.

Un estudio realizado demostró que los betacarotenos de los albaricoques también son indispensables para una piel saludable; ya que puede protege la piel ante las quemaduras solares, reduciéndolas hasta en un 20%.

6. Promueve la salud gastrointestinal

Los albaricoques confieren al organismo una buena cantidad de fibra para el organismo, siendo rico en fibra tanto soluble como insoluble. Es un gran beneficio el hecho de que contiene ambos tipos de fibra, ya que las ventajas son aún más amplias.

Contiene fibra soluble como la pectina y polisacáridos que se solubilizan al entrar en contacto con el agua del intestino. Esta fibra forma una especia de gelatina en el intestino que retrasa el proceso de digestión; así como favorece el transito intestinal y el flujo de los alimentos procesados a través del tracto gastrointestinal.

Asimismo, contiene fibra insoluble como la lignina, hemicelulosa y celulosa que no son digeridas; sino que atraviesan todo el tracto gastrointestinal intactas hasta llegar al intestino grueso donde son fermentadas.

El proceso de fermentación es llevado a cabo por las bacterias saludables del intestino; de manera que utilizan la fibra fermentada como fuente de alimento y así, se fortalece el microbiota intestinal.

El microbiota intestinal es el encargado de defender el sistema gastrointestinal; por lo que es fundamental que se encuentre fortalecido y funcionando óptimamente, para prevenir el desarrollo de enfermedades e incluso, obesidad.

Para obtener un mejor contenido de fibra, es necesario comer los albaricoques con la piel; ya que la piel posee una buena proporción de fibra y otros nutrientes importantes.

Beneficios del albaricoque

7. Es diurético

Gracias a la combinación de agua y elevados niveles de potasio, otro de los beneficios del albaricoque es que es una fruta diurética; ya que ambos promueven la micción de toxinas y desechos mediante la orina.

El 86% del albaricoque es agua, por lo que su consumo incrementa la cantidad de agua del organismo; de manera que esto activa la acción homeostática del riñón y comienzas a orinar con mucha más frecuencia.

Asimismo, el potasio es necesario durante la purificación de la sangre en el sistema renal; por lo que su consumo promueve una mayor tasa de filtración de la sangre y con ello, mayor producción de orina.

El potasio también contrarresta los efectos del sodio y por ello, su efecto diurético también ayuda a combatir la retención de líquidos; ya que el potasio ayuda a eliminar las toxinas, desechos y minerales encontrados en exceso como el sodio.

En conjunto, el equilibrio electrolítico del cuerpo es recuperado y se combate la inflamación producida por la retención de líquidos. Además, la liberación de toxinas evita el daño hepático y promueve una mejor irrigación sanguínea.

8. Es hidratante y restituye electrolitos

Otro de los beneficios del albaricoque es que es muy hidratante y es que el 86% de su peso es agua que esta retenida en el fruto. Esta agua ejerce la misma función que el agua potable que bebes, pero en forma de fruto.

Esta cualidad hidratante convierte al albaricoque es una excelente alternativa para después de un entrenamiento; ya que también ayuda a restituir los minerales perdidos durante la actividad física y esto promueve una recuperación más rápida.

También es una excelente opción para aquellas personas que no consumen suficiente agua; de tal forma que puedan cubrir los requerimientos de agua al día, sin que amerite beberlos todos.

Sea cual sea el caso, es muy importante mantenerse hidratado, ya que la deshidratación produce un esfuerzo excesivo en el corazón; además que la circulación sanguínea se ve afectada y con ella, la oxigenación del organismo.

9. Es bueno para tu corazón

El albaricoque es un fruto realmente beneficioso para tu corazón, ya que contiene una serie de componentes que lo benefician. La fibra de este fruto, es primordial para mantener los niveles de colesterol controlados en sangre; ya que promueve la excreción del colesterol LDL que se encuentra en exceso.

Esta fibra lo que hace es promover el flujo de ácidos biliares por el tracto gastrointestinal; de manera que puedan arrastrar y limpiar todo el conducto del colesterol y los triglicéridos que se acumulan en el organismo.

De hecho, los albaricoques ayudan a reducir los niveles del colesterol LDL o colesterol malo; mientras que ayuda a incrementar las cantidades del colesterol HDL o colesterol bueno.

El colesterol HDL se encarga de transportar el colesterol malo que se acumula en las arterias al hígado; de tal forma que los lípidos sean metabolizados y posteriormente excretados.

Es muy importante regular los niveles de colesterol, ya que una cantidad exagerada puede producir: obstrucciones vasculares, isquemia, eventos cerebrovasculares, rupturas vasculares, insuficiencias cardiacas, enfermedades coronarias, etc.

Por otro lado, otro de los beneficios del albaricoque es que es muy rico en potasio y esto ayuda a regular la presión arterial; ya que este mineral contrarresta el efecto estimulante del sodio y ayuda a atenuar la fuerza con la que fluye la sangre.

Además, los antioxidantes de este fruto son esencial para prevenir que el daño oxidativo afecta la función cardiovascular; así como previene la oxidación del colesterol LDL por los radicales libres, ya que suele ser un desencadenante de afecciones cardiacas.

Así, los albaricoques resultan ser increíbles para el cuidado y el mantenimiento de un sistema cardiovascular saludable.

10. Regula el azúcar en sangre

Gracias a su alto contenido en fibra soluble, uno de los beneficios del albaricoque es un excelente alimento para regular los niveles de azúcar en sangre; ya que esta fibra se solubiliza y adquiere una textura gelatinosa que retrasa la absorción intestinal de nutrientes.

Al retrasar la absorción de nutrientes, también prolonga la absorción de la glucosa de los alimentos; de manera que el proceso de ralentiza y la glucosa es asimilada de una manera lenta que no eleva demasiado el índice glucémico.

De hecho, este efecto ayuda a prevenir los picos posprandiales que crean elevaciones y bajadas abruptas en el índice glucémico; disminuyendo el riesgo de que puedan alterarse demasiado los niveles de azúcar en sangre.  

Una vez que el índice glucémico es controlado, también disminuye la segregación de insulina en el cuerpo; por lo que se reduce el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina e incluso, puede aumentar la sensibilidad del organismo.  

Mientras mayor sea la sensibilidad a la insulina: mejor será el aprovechamiento celular de glucosa y menor el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Beneficios del albaricoque

11. Protege tu hígado  

El albaricoque puede ser un aliado perfecto de la salud hepática, ya que sus antioxidantes protegen el órgano del estrés oxidativo; previniendo el desarrollo de alteraciones celulares o tisulares que puedan afectar la función hepática.

Según un estudio, el consumo de estos antioxidantes puede reducir los marcadores proinflamatorios que generan inflamaciones crónicas en el hígado; de manera que evita que el tejido se lesione o que el funcionamiento hepático se vea atenuado.

Además, se ha observado que otro de los beneficios del albaricoque por su contenido en fibra es que puede ayudar a limpiar el organismo de lípidos; por lo que evita que triglicéridos y colesterol se acumulen en el hígado y puedan desencadenar hígado graso no alcohólico.

12. Fortalece tu sistema óseo

Solo 35 gramos de albaricoque pueden brindarte 4,55 miligramos de calcio que serán vitales para fortalecer tu sistema óseo; debido a que este mineral reviste el tejido óseo y ayuda a incrementar la densidad ósea.

Una buena densidad ósea le confiere fortalece al hueso, previniendo fracturas y que se degenere con facilidad el tejido óseo. Además, es indispensable mantener la densidad ósea para prevenir el desarrollo y agravamiento de enfermedades osteodegenerativas como la osteoporosis.  

Asimismo, gracias a su contenido en magnesio, otro de los beneficios del albaricoque es que incrementa la absorción de calcio en el organismo; de manera que el cuerpo pueda aprovechar mejor el calcio dietético y esto beneficie la estructura ósea.

También contiene fosforo, el cual es un mineral indispensable para el crecimiento, desarrollo y fortalecimiento de los huesos; por lo que la salud ósea es favorecida de múltiples maneras con el consumo de damascos.

Contraindicaciones del albaricoque

1. Puede formar cálculos renales

Aún cuando el albaricoque suele estimular una buena función renal y un efecto diurético; una de las contraindicaciones del albaricoque es que también puede ser el desencadenante de cálculos renales, especialmente cálculos de oxalato cálcico.

Esto ocurre debido a que este fruto contiene acido oxálico que puede aliarse con el calcio; de manera que forman la sal de oxalato de calcio y esta se cristaliza en los conductos renales.

Es primordial evitar exagerar con su consumo, así se reduce el riesgo de desarrollarlo. Sin embargo, si has sufrido cálculos renales previamente, lo mejor es limitar al mínimo su consumo; ya que existe mayor predisposición para formar nuevos cálculos renales.

2. Pacientes con insuficiencia renal

La abundancia de potasio en el albaricoque resulta ser altamente beneficiosa para el organismo. Sin embargo, una de las contraindicaciones del albaricoque es que es contraproducente en pacientes con insuficiencia o fallo renal; ya que su sistema renal no funciona adecuadamente y es más difícil excretar el exceso de electrolitos.

De manera que no solo se produce una hiperpotasemia; sino que el riñón es sometido a un esfuerzo extra que puede agravar la lesión o el cuadro clínico. Lo mejor es limitar su consumo y consultar a su medico las cantidades recomendadas.