beneficios del apio

Apio: beneficios y contraindicaciones

El apio es una hortaliza muy utilizada en la cocina, ya que es muy versátil a la hora de utilizarla y tiene un sabor inigualable. Sin embargo, esta hortaliza también puede ser excelente para la salud y hoy te contamos algunos de sus beneficios.

Beneficios del apio

1. Antioxidante natural

El apio es una fuente de antioxidantes naturales muy poderosa; ya que esta hortaliza se encuentra lleno de fitoquímicos y flavonoides que promueven el bienestar general.

Entre los antioxidantes más abundantes del apio, se encuentra la vitamina C, algunos flavonoides y betacarotenos; los cuales hacen que uno de los beneficios del apio sea proteger el organismo ante los efectos de los radicales libres.

Sin embargo, su lista de antioxidantes no se limita a estas, sino que contiene al menos otros 12 tipos de antioxidantes naturales; los cuales protegen al sistema cardiovascular y evitan los daños celulares en todos los tejidos del organismo.

En cuanto a su función antioxidante, sus fitonutrientes podrán proteger el organismo ante procesos inflamatorios crónicos relacionados con el estrés oxidativo; así como previenen el desarrollo de diversas enfermedades gracias al daño ocasionado por los radicales libres.

De hecho, esta riqueza en antioxidantes convierte al apio en un alimento ideal para prevenir enfermedades crónicas; ya que protegen a todos los sistemas del organismo y previene el daño en hígado, corazón, riñones y otros órganos.

En consecuencia, el beneficio es a nivel sistémico y al añadir esta hortaliza a tu dieta diaria, podrás recibir abundantes antioxidantes.

2. Aporte nutricional

El apio posee un importante aporte nutricional para el organismo; ya que se encuentra colmado de los componentes más poderosos y beneficiosos para el organismo.

Esta hortaliza posee un excelente contenido de fibra, presentando tanto fibra soluble como insoluble. También presenta proteína vegetal y una serie de vitaminas importantes como la vitamina C, vitamina A, vitamina B9 y vitamina K.

Además, es un alimento rico en minerales esenciales para el organismo como el fosforo, el potasio, el selenio, el magnesio, etc. Entre sus nutrientes, contiene una infinidad de antioxidantes vitales para el organismo, tales como limoneno, acido p-cumarico, etc.

Asimismo, el apio contiene un 95% de agua que podrá mantener hidratado al organismo y estimular procesos orgánicos necesarios.  En general, es una hortaliza muy nutritiva y representa una de las mejores alternativas naturales por consumir.

3. Mejora la digestión

Otro de los beneficios del apio es que es realmente beneficioso para el sistema digestivo; ya que sus antioxidantes protegen todo el tracto gastrointestinal de agentes patógenos o radicales libres que puedan dañarlo.  

Además de ello, sus antioxidantes combaten la inflamación del tracto; por lo que la digestión se realiza con mayor facilidad y se alivia el malestar producido por la hinchazón sistémica. Esto también evita el desarrollo de enfermedades inflamatorias como el síndrome de intestino irritable.

Asimismo, el apio contiene polisacáridos llamados “pectinas”, los cuales figuran como una fibra soluble que mejora la digestión; así como se ha relacionado con una menor posibilidad de sufrir de ulceras estomacales.

De hecho, estas pectinas se encargan de que el revestimiento estomacal se encuentre en condiciones óptimas; así como ayuda a regular las secreciones llevadas a cabo en el tracto, favoreciendo un buen proceso digestivo.

El apio también contiene más fibra soluble e insoluble que, en conjunto, estimulan el transito intestinal; de tal forma que el proceso excretor sea llevado con mayor fluidez y se combata el estreñimiento.

La fibra es también muy importante para tu microflora intestinal, ya que sirve como fuente alimentaria para las bacterias saludables; estimulando su optima funcionamiento y que puedan defender el sistema ante bacterias perjudiciales o patógenas.

Esta hortaliza posee un 95% de agua, por lo que también será vital para asegurar un transito intestinal fluido. En consecuencia, tu sistema digestivo se ve ampliamente beneficiado por el consumo de apio.

4. Reduce el índice glucémico

El consumo de apio no resulta un problema para la azúcar en sangre, ya que es una hortaliza con bajo aporte glucémico. Esta hortaliza también posee una buena cantidad de soluble que ralentizará el proceso de absorción intestinal, reduciendo el pico posprandial.

Mientras menor sea la absorción de glucosa en el intestino, no se producirá el pico característico después de cada comida; por lo que los niveles de azúcar en sangre son regulados y se previenen síndromes metabólicos o enfermedades como la diabetes tipo 2.

El efecto será lento, pero será constante y permanente, por lo que puede ser una alternativa natural, funcional y deliciosa.

Podríamos decir que otro de los beneficios del apio es que ayuda a regular nuestros niveles de azúcar en sangre por lo que es un alimento muy recomendado para personas con diabetes.

Apio: beneficios y contraindicaciones

5. Reduce la inflamación

La inflamación crónica suele estar vinculada con el desarrollo de problemas de salud grave. Sin embargo, otro de los beneficios del apio es que su consumo puede reducir considerablemente estos procesos crónicos y mejorar la salud de quien lo consume.

Este efecto es atribuido al hecho de que se encuentra colmado de antioxidantes que ejercen una acción antinflamatoria; de tal forma que combate los biomarcadores proinflamatorios encontrados en la sangre y evita su alteración.

El efecto antinflamatorio del apio es bastante acentuado y esto es gracias a que posee al menos 25 compones antinflamatorios; los cuales se encargan de regular los diferentes factores que desencadenan estas inflamaciones crónicas.  

Según investigaciones, la apigenina que es un antioxidante, puede llegar a reducir los biomarcadores proinflamatorios en sangre; mientras que restablece el equilibrio inmunológico y estimula solo respuestas moderadas.

Este beneficio es vital para prevenir y tratar enfermedades inflamatorias como la artritis, donde los tejidos se inflaman frecuentemente. También se ha dicho que este efecto puede prevenir el desarrollo de la osteoporosis o la degeneración ósea.

6. Previene el cáncer

El apio se halla lleno de antioxidantes que protegen las células del cuerpo ante proliferaciones anormales o daños externos; por lo que el consumo de esta hortaliza también puede tener un efecto anticancerígeno.

Ya que estos antioxidantes combaten los efectos del estrés oxidativo y reducen los procesos inflamatorios crónicos; evitan que se lleven a cabo alteraciones celulares que pueden desencadenar un proceso tumoral o cancerígeno.

Además, según diversos estudios, el consumo de apio también puede coadyuvar la terapia anticancerígena; de tal manera que su consumo induzca una reducción en el daño celular causado por el tratamiento de la quimioterapia. Al mismo tiempo, puede combatir a los radicales libres y proteger el tejido sano ante sus efectos.

De hecho, según un estudio, un compuesto antioxidante del apio llamado “apigenina”, puede inducir la apoptosis o muerte de las células cancerígenas. Por otro lado, la luteolina es otro flavonoide que combate la proliferación tumoral y también coadyuva la muerte celular cancerígena.  

Además, esta luteolina se ha relacionado como un marcador en las células tumorales; de tal manera que las hace más susceptibles a los tratamientos de quimioterapia. Así, el apio podrá ser un aliado para prevenir y combatir el cáncer.  

7. Reduce la presión arterial

Gracias a su efecto hipotensor, uno de los beneficios del apio es que reduce y regulariza la presión arterial. Según los estudios, este efecto se debe a los fitoquímicos que posee, los cuales poseen distensión vascular.

Cuando los vasos se dilatan o se relajan, incrementan su tamaño y; con ello, es mucho menor la fuerza con la que la sangre choca contra las paredes de estos vasos. En consecuencia, la presión de la sangre disminuye rápidamente y permite que vuelva a sus parámetros fisiológicos.

Asimismo, los antioxidantes del apio podrán proteger el tejido vascular del daño ejercido por el estrés oxidativo; de tal forma que se previene su endurecimiento, deformación o perdida de estructura y funcionalidad, lo que puede desencadenar una presión arterial alta.

Además, el apio es rico en fibra, lo cual es favorecedor; ya que las dietas ricas en fibra suelen relacionarse con una mejor presión arterial. Por otro lado, el apio contiene potasio, siendo este un mineral que contrarresta el efecto hipertensor del sodio.

Este efecto reduce el riesgo a desarrollar enfermedades como la hipertensión arterial, ataques cardiacos y eventos cerebrovasculares.

8. Combate la hiperlipidemia

La hiperlipidemia es una condición caracterizada por un exceso de lípidos o grasa en sangre. Esta es una enfermedad que puede llegar a ser mortal, sin embargo, el consumo de apio puede combatir la hiperlipidemia.

Según diversas investigaciones, otro de los beneficios del apio es que podría reducir significativamente los niveles de colesterol LDL en sangre; previniendo su acumulación en los vasos sanguíneo u órganos como el hígado.

Este efecto es atribuido a la riqueza de fibra del apio, ya que contiene tanto fibra soluble como e insoluble; las cuales generan un incremento del flujo biliar y con ello, se promueve la excreción del colesterol.

Esto es vital, ya que los lípidos como el colesterol o los triglicéridos, al encontrarse en exceso, pueden: obstruir vasos sanguíneos, desencadenar ataques cardiacos o eventos cerebrovasculares, producir hígado graso no alcohólico, etc.

Por ello, el consumo de apio no solo permitirá reducir los niveles de lípidos en sangre; sino que también permitirá prevenir su acumulación.  

Beneficios del apio

9. Posee un efecto alcalino   

El apio se compone de sustancias que ejercen un efecto alcalino sobre el organismo; la cual figura como una de las ventajas del apio menos conocidas, pero más positivas.

Su contenido de sodio, magnesio y otros minerales alcalinos, son capaces de neutralizar los efectos ácidos en el cuerpo. Es decir, estos compuestos reaccionan con las sustancias ácidas y equilibran el pH del organismo, generando un beneficio general.

Al equilibrar este pH, el cuerpo vuelve a su estado neutro, donde los patógenos poseen una menor probabilidad de proliferación. Además, esto regula todo el organismo y produce un efecto desintoxicante muy poderoso que permite eliminar desechos y toxinas.

Este beneficio es vital, ya que tanto la orina como la sangre y el organismo tienden a volverse ácidos; debido al consumo de alimentos como la carne o el queso, alterando todo el pH del cuerpo.

Sin embargo, la incorporación de alimentos alcalinos como el apio, puede ser la solución perfecta para un cuerpo equilibrado. Además, se dice que esta alcalinidad posee otros beneficios como una efectiva regulación hormonal.

La alcalinidad del apio y sus beneficios es un hecho y por ello, podrás encontrar diferentes dietas alcalinas naturales para el cuerpo; las cuales buscan neutralizar el organismo, desintoxicarlo y conferirle los nutrientes necesarios.

10. Favorece la neurogénesis

La neurogénesis es el proceso en el cual se generan nuevas neuronas a partir de células madre especializadas; por lo que resulta ser un proceso de vital importancia para el organismo.

El apio contiene antioxidantes como la apigenina, que fomentan el proceso de neurogénesis de una manera eficaz y natural. Según las investigaciones, esta antioxidante estimulaba la producción de tejido nervioso y con ello, mejoraba la función cerebral.

En consecuencia, se veían mejoradas ciertas funciones cognitivas como la memoria, el aprendizaje y el discernimiento. Aún se necesitan ensayos clínicos en humanos, pero estos resultados parecen ser prometedores y con grandes beneficios.

11. Alivia la artritis

Gracias a su efecto antinflamatorio y antioxidante, el apio no solo reduce la inflamación crónica en la artritis; sino que uno de los beneficios del apio también es que puede prevenir su aparición y retrasar el agravamiento de esta enfermedad crónica.

De acuerdo a los estudios realizados en animales, la apigenina del apio puede reducir la inflamación del tejido articular; así como previene el desarrollo o el agraviamiento de esta enfermedad.

Esto ocurre debido a que este antioxidante se encarga de actuar sobre el sistema inmunológico, modulando la intensidad de sus respuestas inflamatorias.  En consecuencia, la inflamación no solo se alivia, sino que es mucho más probable que la artritis no continúe agravándose.

Además, los antioxidantes del apio también permiten resguardar el tejido articular ante los efectos de los radicales libres; de tal forma que estos no deterioren o empeoren las condiciones de los tejidos en las articulaciones.

12. Promueve la salud cardiovascular

El apio, en general, produce excelentes beneficios para la salud cardiovascular, ya que regulariza sus factores de alto riesgo; tales como la presión arterial y la cantidad de lípidos en el sistema.

Así, previene que una presión arterial demasiado alta produzca daños en la estructura vascular o que el corazón bombee con demasiada fuerza. Además, también evita que los vasos sanguíneos se obstruyan debido a los lípidos o que se modifique el endotelio vascular.

El consumo de este apio reduce el riesgo de sufrir de la remodelación cardiovascular; el cual es un fenómeno donde el sistema cardiovascular se adaptan a las condiciones alteradas del sistema como la hipertensión.

Esto es un gran beneficio, ya que la remodelación cardiovascular suele desencadenar insuficiencia cardiaca y otros problemas cardiacos.

Beneficios del apio

13. Incrementa la fertilidad

El apio puede incrementar la fertilidad de las personas y esto es atribuido a los distintos antioxidantes que posee esta hortaliza. A pesar de que los estudios solo han sido llevados a cabo en animales, parecen ser semejantes en personas.

Según estos estudios, el apio protege la fertilidad ante las sustancias químicas o factores que puedan afectarle; de tal forma que la producción de esperma en hombres sea la adecuada.

Sin embargo, se necesita más investigaciones para confirmarlo.

14. Combate el asma

La luteolina del apio y su poder antioxidante y antinflamatorio, puede ser ideal para combatir el asma y diversos problemas respiratorios. Este efecto es atribuido al hecho de que este antioxidante puede reducir la hinchazón del tracto respiratorio; la cual es característica en cuadros asmáticos.

Esto permite combatir la dificultad respiratoria que suele estar presente en este problema respiratorio. Asimismo, es un alimento ideal para contrarrestar los síntomas inflamatorios de rinitis y otras enfermedades respiratorias alérgicas.  

Las investigaciones apuntaron que esta hortaliza puede reducir considerablemente los niveles de hinchazón sistémica como respuesta ante alergenos; de tal forma que las vías respiratorias y los pulmones no se inflamen demasiado.

Sin embargo, aún se requieren otras investigaciones para confirmar por completo este prometedor efecto.

15. Previene enfermedades neurodegenerativas

Tanto la apigenina como la luteolina del apio, son ideales para prevenir el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Esto es debido a que protegen el cerebro ante los efectos degenerativos de los radicales libres y cualquier otro daño.

En las investigaciones, el consumo de estos antioxidantes previene la inflamación encefálica y con ello; evita que el tejido se lesione o se vea afectado. Además, se redujo el daño producido en las células nerviosas, promoviendo un mejor rendimiento cognitivo.

Estos antioxidantes pueden disminuir notablemente los daños cerebrales y eso podrá retrasar la degeneración cognitiva como en el Alzheimer. Asimismo, esto permitirá que el tejido nervioso se encuentre protegido, fortalecido y funcionando correctamente.

Contraindicaciones del apio

Contraindicaciones del apio

1. Alergias

Uno de los síntomas más comunes debido al consumo excesivo de apio, son las reacciones alérgicas. Según diversos estudios, el consumo de apio puede producir alergias caracterizadas por hinchazón, dificultad para respirar y urticaria.

Esto puede deberse a una ingesta desmesurada; así como también puede producirse debido a la alergia a alguno de los componentes de esta hortaliza.

Al ser alérgico a este alimento, se desencadena un cuadro de anafilaxia, donde las vías respiratorias se estrechan. Por ello, es necesario ser precavido si es su primera vez consumiéndolo, ya que puede generar grandes riesgos.

2. Evitar en mujeres embarazadas

El apio debe ser evitado en mujeres ya que este alimento induce una estimulación en la zona uterina; por lo que una de las contraindicaciones del apio es que puede inducir un aborto espontaneo o presentar diferentes problemas.

Lo más recomendable es evitarlo por completo, ya que puede presentarse el caso de mujeres más sensibles; en las cuales contracciones uterinas sean provocadas por una mínima cantidad de apio.

3. Intoxicación por pesticidas 

El riesgo de intoxicación por pesticidas suele presentarse en la mayoría de los cultivos; sin embargo, la absorción de pesticidas por parte del apio es realmente alarmante.

Según el Grupo de Trabajo Ambiental, el apio figura como el onceavo alimento con mayor probabilidad a contener altas cantidades de plaguicidas; lo cual es preocupante, ya que la lista solo presenta los 15 alimentos más infectados.

El consumo de los químicos plaguicidas puede provocar un cuadro de intoxicación severo, así como puede producir daños celulares importantes. Por ello, es necesario lavar muy bien el apio, para eliminar cualquier rastro de pesticida.

4. Contraindicado en personas con tratamientos anticoagulantes

Otra de las contraindicaciones del apio es que no está recomendada su ingesta en personas que toman anticoagulantes, ya que esta hortaliza se encuentra rica en componentes que previenen la coagulación sanguínea.

La vitamina K del apio es un anticoagulante natural y al combinarse con terapia farmacéutica anticoagulante; pueden desarrollarse graves problemas en la sangre como una forma demasiado líquida.  

Además, esta hortaliza contiene cumarinas que incrementan el riesgo de hemorragias en pacientes con terapia anticoagulante. Por ello, es necesario evitarlo a toda costa si posee algún tratamiento medico anticoagulante como la Warfarina.

5. Alto contenido de sodio

El apio figura como una de las hortalizas con mayor contenido de sodio, por lo que debe consumirse con mesura. La ingesta de apio también debe incorporarse dentro del sodio ingerido diariamente, ya que significa un aporte importante en la dieta.

Otra de las contraindicaciones del apio si se consume en exceso es que puede provocar problemas cardíacos o producir una sobreactividad del sistema renal; por ello, debe evitarse completamente el ingerir más de la cantidad diaria recomendada de apio.

6. Reduce la fertilidad

A pesar de que el apio se relaciona con un incremento de la fertilidad; se ha evidenciado que el consumo en exceso de apigeninas puede reducir notablemente la fertilidad.

Aunque no se tiene claro porque ocurre esto; lo único claro es que estos antioxidantes en exceso pueden producir efectos contrarios a los deseados.