Ciruela: beneficios y contraindicaciones

Ciruela: beneficios y contraindicaciones

La ciruela es una fruta carnosa que cuenta con una combinación de sabores ácidos y dulces que resultan ser muy ricos. Al igual que la mayoría de las frutas, las ciruelas son muy nutritivas y poseen excelentes beneficios para el organismo; por ello, te comentamos más sobre estos beneficios a continuación.

Beneficios de la ciruela

Beneficios de la ciruela

1. Es rica en nutrientes

Las ciruelas, sin duda, son muy deliciosas y se encuentran colmada de nutrientes que son necesarios para tu organismo. Este fruto posee un buen aporte de carbohidratos y fibra, mientras que su densidad calórica no es tan alta. También posee alrededor de 7 gramos de azúcar natural por cada ciruela.

Entre sus nutrientes más abundantes, se encuentran las vitaminas, ya que le confiere un buen número de vitaminas al cuerpo: vitamina A, vitamina C, algunas vitaminas del grupo B y vitamina K.

Además, posee minerales esenciales como el magnesio, el fosforo, potasio y el cobre. En general, suele ser un fruto muy completo y rico en nutrientes que resulta ideal de consumir; ya que su cantidad de azúcar y calorías es bastante reducido.

2. Contiene cualidades antioxidantes

Gracias a su alto contenido en antioxidantes, uno de los beneficios de las ciruelas es que protegen tus células ante el daño oxidativo o los efectos de los radicales libres; de manera que su consumo se traduce en un mejor estado de salud y bienestar.

Entre sus antioxidantes más abundantes, se encuentran los antioxidanes polifenólicos los cuales generan significativos efectos positivos sobre la salud ósea. Además, estos polifenoles han demostrado ser eficaces en la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes.

De hecho, las cantidades de antioxidantes de las ciruelas suelen ser mucho mayores a las que normalmente contienen otros frutos; de tal forma que el beneficio y la protección del organismo es mucho mayor.

Estos antioxidantes también son capaces de proteger tus células ante respuestas inflamatorias crónicas y otros factores que afectan a las células; ya que suelen ser desencadenantes de enfermedades graves para el organismo como enfermedades pulmonares o articulares.

También se ha observado que las ciruelas contienen otro grupo antioxidantes llamadas antocianinas, las cuales suelen ser antioxidantes muy activos. Estas antocianinas se han vinculado con un menor riesgo a sufrir de cáncer o afecciones cardiacas; ya que ofrecen una protección celular muy poderosa y combaten eficazmente los radicales libres.

Esta abundancia de antioxidantes de la ciruela, previene el daño celular y con ello, el desarrollo de muchas enfermedades. Por ello, resulta ser un fruto fantástico para proteger tu organismo y así prevenir muchos problemas de salud.

3. Regula tu índice glucémico

Otro de los beneficios de las ciruelas es que pueden ser un alimento clave para regular tu índice glucémico. En principio, este fruto no altera demasiado tu índice glucémico al consumirlo, ya que su aporte de carbohidratos y azúcar es bajo.

Sin embargo, su consumo produce la liberación de una hormona llamada “adiponectina”, la cual es importante para la regulación de azúcar; ya que es liberada por el tejido adiposo con el fin de aumentar la sensibilidad a la insulina y mejorar la glucolisis.

Esto favorece que la insulina pueda permitir el paso de la glucosa a las células de tu organismo; de tal forma que se reducen los niveles de azúcar en sangre e incrementan los niveles de energía.

Por otro lado, las ciruelas también son ricas en fibra, siendo este componente vital para mejorar tu azúcar en sangre. Al consumir la ciruela, la fibra se convierte en un gel en el intestino y eso ralentiza la digestión; por lo que la absorción intestinal de glucosa se ve afectada y se lleva a cabo con mayor lentitud.

Este efecto es muy importante, sobre todo cuando se consumen carbohidratos o azucares; ya que una absorción de glucosa más lenta significa que no se producirá un pico posprandial, sino que se mantiene estable el índice glucémico.  

Así, la ciruela puede reducir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 porque mantiene niveles de azúcar en sangre equilibrados.

4. Estimula un sistema cardiovascular más sano

Gracias a su buen contenido en potasio y fibra, es un gran alimento para mantener un sistema cardiovascular saludable. El potasio ayuda a regular la presión arterial, de manera que reduce los valores hasta parámetros fisiológicos.

De hecho, el potasio suele ser muy utilizado para reducir la presión arterial; ya que se ha demostrado que su consumo es capaz de contrarrestar la influencia cardiovascular del sodio. El consumo de potasio también ayuda a eliminar el exceso de sodio que puede elevar significativamente la presión arterial.

Por otro lado, la fibra de la ciruela es primordial para mantener los niveles de colesterol y triglicéridos controlados; ya que promueve la segregación de ácidos biliares que serán capaces de arrastrar estos lípidos por el tracto gastrointestinal.

Esto promueve la excreción de los lípidos encontrados en exceso en el organismo. Según investigaciones, puede llegar a reducir eficientemente el colesterol LDL y los triglicéridos acumulados en sangre. Así, se previene un cuadro de hiperlipidemia o problemas obstructivos en los vasos sanguíneos.

Las ciruelas también contienen antioxidantes que protegen al tejido cardiaco del daño oxidativo, promoviendo la integridad y funcionalidad del mismo. Al mismo tiempo, previene que los radicales libres oxiden el colesterol LDL y aumenten el riesgo de sufrir diversas afecciones cardiacas.

En conjunto, las ciruelas pueden reducir el riesgo a sufrir problemas cardiacos crónicos tales como: insuficiencias cardiacas, enfermedades coronarias, eventos cerebrovasculares, isquemia, etc.

5. Favorecen tu digestión

Las ciruelas poseen un efecto positivo sobre tu sistema gastrointestinal, ya que promueven un mejor proceso de digestión. Esto ocurre debido a que contiene una buena cantidad de fibra, especialmente fibra que no se solubiliza en el agua intestinal.

Este tipo de fibra es vital para mejorar la digestión; ya que promueve el tránsito intestinal e incrementa la velocidad con la que los alimentos procesados se movilizan por tracto gastrointestinal. También ayuda a que las deposiciones adquieran un mayor volumen y esto ayuda a combatir el estreñimiento.

Entre sus componentes, las ciruelas también poseen un tipo de azúcar alcohol llamada sorbitol que posee cualidades laxantes naturales; de tal forma que promueve una mayor frecuencia en las deposiciones y combate el estreñimiento.

6. Estimula tu sistema inmune

Las ciruelas son muy ricas en vitamina C, ya que solo una ciruela te aporte el 10% del valor diario recomendado. Esto favorece enormemente a tu sistema inmunitario, ya que la vitamina C coadyuva y promueve la inmunidad del organismo.

La vitamina C es necesaria para la producción de nuevos anticuerpos en el cuerpo; de manera que su consumo incrementa el número de glóbulos blancos encontrados en la sangre para defender al organismo.

También ayuda a fortalecer las células inmunitarias que ya desempeñan función inmune, así tu organismo estará protegido ante cualquier agente patógeno. Este nivel de protección también se ve coadyuvado por los antioxidantes de las ciruelas; ya que ayudan a combatir los radicales libres que amenazan con dañar o lesionar el organismo.

Además, los antioxidantes de las ciruelas permiten modular o controlar las respuestas inflamatorias inmunes, combatiendo las respuestas crónicas. Esto permite proteger a las células del daño desencadenado por los radicales libres sobre las respuestas de defensa como la inflamación.

Beneficios de la ciruela

7. Es buena para tus ojos

Por su gran contenido en vitamina A y vitamina C, uno de los beneficios de las ciruelas que es un gran alimento para la salud de tus ojos. Ambos nutrientes resultan ser importantes para mantener una buena visión y cuidar del tejido ocular.

Solo una ciruela puede brindarte el 5% del valor diario de consumo de vitamina A recomendado, siendo un aporte significativo. Esta vitamina A proviene de los precursores carotenoides de las ciruelas, tales como la luteína, zeaxantina y betacaroteno.

La vitamina A resulta ser uno de los nutrientes principales para la salud ocular; ya que actúa como un antioxidante que protege el tejido ocular ante el daño producido por los radicales libres, agentes externos o los rayos UV.

También ayuda a mejorar la visión nocturna, combatiendo la perdida del sentido de la visión en lugares poco iluminados. Su poder antioxidante ayuda a combatir el envejecimiento y la degeneración desencadenada en el tejido; de manera que previene la ceguera total y enfermedades degenerativas como la degeneración macular.  

Por otro lado, la vitamina C también juega un rol antioxidante en la salud ocular, ayudando a proteger los órganos oculares. Sin embargo, esta vitamina suele ser excelente para proteger el tejido ocular ante la radiación de los rayos ultravioleta emitidos por el sol.

La vitamina C también protege tanto el cristalino como la retina, previniendo el desarrollo de daños funcionales o lesiones. Esta vitamina también es útil para combatir el daño oxidativo y con ello, el envejecimiento que suele afectar el sentido de la visión.  

Tanto la vitamina A como la vitamina C ayudan a combatir los efectos del envejecimiento en el tejido ocular; por lo que resultan esenciales para prevenir o retardar la aparición de glaucoma, cataratas, degeneración macular relacionada con la edad, ceguera, etc.

8. Anticancerígeno

Las ciruelas parecen tener poderosas cualidades anticancerígenas y es debido a su abundancia en antioxidantes polifenólicos; ya que estas sustancias antioxidantes combaten el daño oxidativo que suele desencadenar alteraciones celulares o condiciones para el desarrollo del cáncer.

Según investigaciones, los componentes de la ciruela pueden eliminar células cancerígenas encontradas en la mama. Los científicos notaron que, al hacerlo, no afectaban las células saludables del organismo, lo cual suele ocurrir en las terapias anticancerígenas convencionales.

Por otro lado, la combinación de fibra y polifenoles de la ciruela, puede ser clave para combatir el cáncer colorrectal. Sin embargo, aún se necesitan muchas más investigaciones y ensayos clínicos que puedan ahondar en los posibles efectos anticancerígenos de este fruto.

9. Favorece la salud ósea

Otro de los beneficios de las ciruelas que deberías conocer es que favorecen significativamente tu salud ósea gracias a que ofrecen un aporte bastante bueno de vitamina K al organismo; ya que esta vitamina promueve una mejor absorción de calcio en el hueso, incrementando así la densidad ósea.

Debido a que los huesos son el principal reservorio de calcio del cuerpo, es vital conservar una buena densidad ósea; ya que con el pasar de los años y según las necesidades orgánicas, se va perdiendo este revestimiento de calcio.

Por ello, la vitamina K favorece una mejor absorción del calcio dietético que consumes en cada comida. Asimismo, las ciruelas poseen magnesio, el cual incrementa la asimilación de calcio en el cuerpo.

El fosforo de las ciruelas también juega un papel importante en la salud ósea; ya que este mineral es necesario para la formación, el desarrollo y el mantenimiento de los huesos y otros tejidos del organismo.

Los antioxidantes de este fruto logran combatir eficazmente el estrés oxidativo del organismo y su daño sobre los huesos. El daño oxidativo suele causar porosidad, debilidad o roturas en el tejido óseo, incrementando el riesgo de degeneraciones o padecimientos crónicos.

En conjunto, el tejido óseo es favorecido y se previene el desarrollo de enfermedades osteodegenerativas como la osteoporosis.

10. Estimula una mejor salud cerebral

Gracias a que son ricas en polifenoles antioxidantes, otro de los beneficios de las ciruelas es que generan excelentes beneficios sobre las funciones cerebrales; ya que protegen el tejido nervioso ante el daño ocasionado por los radicales libres y el estrés oxidativo.

Según las investigaciones, el consumo de ciruela puede combatir los déficits cognitivos que se desencadenan debido al envejecimiento. Aun cuando el envejecimiento es un proceso natural el organismo, el estrés oxidativo puede acelerar la aparición del mismo; de manera que neutralizar los radicales libres resulta ser vital para mantener una salud cerebral optima.

Se han observado que las mejores cognitivas son significativas y esto puede deberse a sus antioxidantes y nutrientes que favorecen la actividad cerebral. Además, la ciruela también puede eliminar el colesterol aglomerado en los vasos sanguíneos cerebrales; por lo que mejora la irrigación sanguínea al tejido nervioso y previene isquemias o eventos cerebrovasculares.

Las ciruelas también poseen un compuesto llamado acido clorogénico que puede reducir la ansiedad. Este efecto promueve una neuroquímica más saludable y positiva, así como promueve la salud mental que es tan necesaria para el funcionamiento cerebral.  

11. Piel y cabello saludable

Las ciruelas y sus numerosos nutrientes te ayudan a obtener un cabello y una piel saludable; ya que nutren, hidratan y protegen tanto el tejido cutáneo como la fibra capilar de daños externos o daño oxidativo.  

Su contenido de vitamina A y vitamina C favorece que la piel y el cabello sean protegidos del estrés oxidativo; ya que los radicales libres suelen provocar perdida de vigor, brillo, flexibilidad y firmeza en piel y cabello.

Las ciruelas también promueven una mejor irrigación sanguínea al tejido cutáneo y los folículos capilares; de manera que reciben los nutrientes y elementos que son necesarios para mantenerlos saludables.

La vitamina A también promueve un acelerado y saludable crecimiendo del cabello, mientras protege su estructura de daños externos. Esta vitamina también puede contribuir con una pigmentación uniforme de la piel y ayuda a combatir el acné.

Por otro lado, la vitamina C de las ciruelas es primordial para la síntesis de la proteína colágeno. Esta proteína es primordial para tu cabello y piel, ya que figura como una de las proteínas estructurales del organismo.

Un aumento de colágeno promueve una fibra capilar más robusta, fuerte y saludable; al mismo tiempo que favorece una piel firme, flexible y con volumen.

12. Posee un efecto depurativo

Uno de los beneficios de las ciruelas es que poseen un efecto depurativo atribuido a su contenido en agua y potasio. El 83% del peso de la ciruela es agua que ingresa a tu organismo y favorece la eliminación de líquidos; por lo que resulta ideal para combatir la retención de líquidos en el organismo.

El potasio de las ciruelas favorece la función renal, de manera que promueve la eliminación de toxinas del organismo. De hecho, este potasio ayuda a excretar el exceso de sodio que puede afectar la presión arterial o causar retención de líquidos.

En conjunto, la ciruela es una fruta ideal para personas que suelen retener líquidos; así como resulta ideal para eliminar el exceso de toxinas relacionadas con enfermedades como la gota o reumatismos.

También puede limpiar el sistema renal de los desechos acumulados que puedan afectar su optimo funcionamiento.

Contraindicaciones de la ciruela

Contraindicaciones de la ciruela

1. Pacientes con tratamientos anticoagulantes

La ciruela posee una cantidad bastante aceptable de vitamina K y por ello, una de las contraindicaciones de las ciruelas es que debe evitar en pacientes con tratamientos anticoagulantes; ya que esta vitamina participa en el proceso de coagulación sanguínea y los anticoagulantes solo son antagonistas de su función.

Es decir, al consumir ciruelas estos pacientes consumen un nutriente que contraria su terapia farmacológica. A pesar de que pocas cantidades no puedan generar problemas significativos, un consumo considerable puede afectar el efecto terapéutico de los anticoagulantes.  

Es recomendable asistir a un médico si consume medicamentos como la Warfarina; de manera que pueda informarse sobre el consumo de este fruto y las cantidades recomendadas.

2. Pacientes con cálculos renales

Otra de las contraindicaciones de las ciruelas es que pueden ser perjudiciales para pacientes con cálculos renales ya que las ciruelas poseen una naturaleza ácida; este ácido que ingresa al organismo, cambia la composición de pH de la orina a una más acida.

Las orinas ácidas o con pH bajos suelen incrementar el riesgo a que se cristalicen compuestos en la orina. Estos cristales suelen atascarse en los conductos renales y forman cálculos renales que producen dolor y molestias.

Si ha sufrido de cálculos renales previamente, también es mejor evitar las ciruelas, ya que los cálculos suelen formarse con frecuencia. También puede acudir al médico y comentar su caso específico para saber si puede consumir en cantidades limitadas las ciruelas.

3. Problemas digestivos

Así como la fibra de las ciruelas son excelentes para favorecer la digestión, otra de las contraindicaciones de las ciruelas si se consume en exceso es que también puede desencadenar problemas digestivos. El consumo excesivo de fibra puede causar estreñimiento, causar espasmos intestinales, hinchazón o dolor abdominal.

Lo mejor es limitar la cantidad de consumo y no abusar de las ciruelas.